Conclusiones y propuestas de la 9º Jornada contra las violencias machistas

0
173

La comisión de La Mujer de la FABZ recoge las conclusiones y propuestas de la Jornada contra las violencias machistas: Mujer y Salud celebrada en Zaragoza el 20 de noviembre

El sábado pasado, previo al 25 de noviembre, Día Internacional contra las Violencias Machista, la Comisión de la Mujer de la FABZ, realizó la 9ª Jornada contra las violencias machistas, centrada en esta ocasión en SALUD Y MUJER.

La jornada fue todo un éxito, manifestado así por todas las asistentes, tanto las ponencias, muy interesantes y enriquecedoras, como el teatro playback de la tarde, ameno y emocionante, hicieron del sábado un gran día de aprendizaje y sororidad.

La grabación de las charlas  las podéis ver aquí:

La profesora historiadora Consuelo Miqueo nos habló de Violencia Cultural e Institucional, nos planteó muchos asuntos importantes, entre los que concretamos:

  • En la comunidad científica hay un claro endrocentrismo, todos los orígenes de la medicina han estado representados y promovidos fundamentalmente por hombres que han dado una visión androcéntrica de la salud.
  • En toda la metodología científica se introducen estereotipos de género, los y las profesionales se han formado en esa cultura. No quiere decir que los y las profesionales sean machistas, sino que lo es la cultura y la institución donde se han formado.
  • Machismo sutil en el ambiente de trabajo.
  • Los moldes endrocéntricos en medicina, en las facultades… en principio no se cuestionan.
  • No hay reconocimiento de los cuidados informales.
  • Los hombres y mujeres tenemos modos diferentes de enfermar y solo se ha valorado en los aspectos reproductivos.

La matrona Isabel Monserrat nos habló de Violencia obstétrica y ginecológica. Muchos aspectos importantes que nos afectan a las mujeres fueron expuestos. Como conclusión, la violencia obstétrica está tan normalizada que es invisible. Es una violencia institucional no reconocida por la administración ni por profesionales, y  constituye una violación de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Se aportaron propuestas para trabajar este tipo de violencia:

  • Dar voz a las mujeres en los procesos asistenciales – derecho a decidir – información en todo momento.
  • Visibilizar y contribuir a eliminar los tipos de violencia obstétrica y violencia psicológica en el parto (episiotomías, cesáreas, fármacos… no  justificadas, no acompañamiento, infantilización de la mujer,  amenazas verbales, punto del marido,  maniobra de Kristeller, inmovilización, esterilizaciones sin consentimiento…)
  • Formación de profesionales en violencia de género
  • Educación sexual y reproductiva en todas las etapas de la vida

La doctora y profesora Rosa Magallón, nos habló de una forma muy amenizada de enfermedades y sus diferencias entre hombres y mujeres. Advirtiendo en su ponencia asuntos como los siguientes:

  • No se tienen en cuenta ni se valoran las diferencias en enfermedades de mujeres y hombres, y se dan estadísticas erróneas en incidencias (tuberculosis, VIH, EOPC…)
  • Tenemos diferentes formas de enfermar que no se tienen en cuenta y se tratan menos y peor problemas que son poco considerados de mujeres, como por ejemplo el infarto de miocardio.
  • No se consideran las condiciones socioeconómicas de las mujeres ni se tiene en cuenta la doble o triple jornada de las mujeres.
  • Factores como edadismo, estereotipos y prejuicios hacen que la medicina no trate igual a hombres y mujeres.
  • Ansiedad y depresión: se medicaliza la tristeza.

Margalida Gost, Trabajadora social comprometida, nos habló de su experiencia con las mujeres y pronunció realidades muy duras que nos hicieron repasar nuestros privilegios y luchar por una igualdad para todas.

No hay mayor violencia estructural que la pobreza. Esta pobreza se ceba en las mujeres, sobre todo mujeres solas e inmigrantes.

La pobreza en estas mujeres está marcada por muy bajos ingresos, condiciones laborales muy precarias, viviendas en muy malas condiciones y con escasa intimidad,  bajo nivel educativo y escasa atención de los hijos.

Mujeres con escasa estimación y valoración (médica y social) del dolor, del cansancio y de la carga emocional. Poca percepción de la necesidad de cuidar su cuerpo paliado por la medicalización, ansiolíticos, dependencias a alcohol y otras drogas…

Además se recogieron  muchas propuestas para ir eliminando las violencias machistas de la salud de la mujer:

  • Visibilizar y combatir los sesgos de género que se dan en todas las fases de la creación del conocimiento.
  • Seguir deconstuyendo el endrocentrismo desde todos los ámbitos profesionales, con un papel importante de las comisiones, asesoras de igualdad, sociedades médicas…
  • Las mujeres científicas son clave para aportar una visión feminista.
  • Es muy importante la formación para visibilizar y combatir el machismo
  • Reconocer por parte de los y las profesionales de la medicina los cuidados informales, además de darles la atención adecuada a las personas cuidadoras
  • Incorporar de forma equitativa a las mujeres en estudios de investigación médica (también en la salud laboral)
  • Prestar cuidados individualizados basados en la evidencia científica.
  • Vigilancia de la hipermedicalización de las mujeres
  • Formación para la detención de enfermedades en mujeres por las diferentes formas de enfermar.
  • Considerar las condicionantes socioeconómicas y de vida de las mujeres determinantes para la enfermedad
  • Ejercicio de la medicina con perspectiva de género con formación previa de profesionales.
  • No medicalizar los malestares mentales de las mujeres (cronificación) sino ir a las causas de los mismos: desigualdad, invisibilización, violencias, abusos, dobles jornadas, carga mental y trabajo emocional…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here