Día de la República Independiente de Torrero: Embajadores y MANIFIESTO

0
238

Las Asociaciones Vecinales Torrero-Venecia, La Paz y la Asociación Cultural El Cantero tenemos el placer de invitaros a la XXIII celebración de la proclamada “República Independiente de Torrero”. Será el próximo domingo 20 de diciembre, a las 12,00 horas  y que como novedad este año para poder asegurar la distancia sanitaria de seguridad, tendrá lugar en la Plaza de la Memoria

Como viene siendo tradición nombraremos a los Embajador@s que llevarán el nombre de Torrero por el mundo. Hacemos extensible la invitación a toda la ciudad.

En esta ocasión los embajadores por méritos propios serán:

  • Las Redes de Apoyo Vecinales

Porque han demostrado sobradamente que las personas somos capaces de organizarnos para cuidarnos y ayudarnos solidariamente, y que, sin medios, ni complicadas burocracias, han, hemos y seguimos llegando, donde las instituciones no llegan o no quieren llegar.

  • La Mesa Aragonesa de la Sanidad “MAS” y por extensión los colectivos que la apoyan

Por la defensa de la sanidad pública que desde hace varios años vienen visibilizando.

  • La Asociación UM DRAIGA en representación del pueblo Saharahui

En reconocimiento de las personas que sufren sistemáticamente el genocidio del invasor, mientras el resto del mundo mira para otro lado.

MANIFIESTO RÉPUBLICA 2020

Vecinas: Bienvenidas al 23 aniversario de la proclamación de la República Independiente de Torrero.  Finaliza este aciago 2020 marcado inevitablemente por la pandemia que ha trastocado nuestras vidas. Esta pequeña República también ha sufrido las terribles consecuencias de la enfermedad. Muchas vecinas, amigas, y familiares nos han dejado para siempre. Otras sufren graves secuelas. Y todas hemos vivido estos meses con dolor y desánimo.

El sistema de salud pública, ya depauperado por los innumerables recortes, y la red de residencias de mayores, algunas de ellas de dudosa gestión, fueron sobrepasadas por la crisis sanitaria. Y solo el incansable esfuerzo de sus profesionales evitó un drama mayor.

Al shock sanitario se suma una crisis económica de dimensiones aun desconocidas que, como siempre, castiga principalmente a las clases populares. Medidas sociales como el ingreso mínimo vital o la paralización de los desahucios deben ser implementadas de forma efectiva inmediatamente, pues de ellas depende la supervivencia de muchas familias vulnerables. Es ahora cuando los poderes públicos tienen la obligación de no dejar a nadie atrás.

Desde aquí queremos mostrar nuestro reconocimiento y gratitud a todas aquellas personas, las llamadas esenciales, que en los momentos más duros de la pandemia, dieron lo mejor de sí mismas: las sanitarias, cuidados; dependientas y cajeras, víveres; las maestras, deberes; y algunos miembros de los cuerpos y fuerzas, sus mejores hostias.

Reconocer también la labor de las redes de apoyo vecinales, que desde la cercanía y la solidaridad fueron capaces de organizarse y dar respuesta a necesidades urgentes, allá donde las instituciones no supieron o no quisieron llegar.

Amigas de Torrero: habitamos una nueva realidad. Las viejas certezas han mutado. Ante nuestros ojos cambia el paisaje y el paisanaje. Y no siempre para bien. Tantas veces nos dijeron que de esta saldríamos mejores, que pecando de incautos, algunos acabaron creyéndolo. Hemos asistido a la aparición de un pintoresco universo pandémico, por donde deambulan sujetos que dudosamente mejoran el panorama conocido. Son estos los negacionistas contumaces y los tierraplanistas furibundos; los antivacunas, temerosos de ser inoculados con el “chis” diabólico; y qué decir de los conspiranoicos, seguidores de estrafalarias teorías sobre el virus chino. Surgen nuevas tribus urbanas, como los chivatos de balcón, los yonkis de la celulosa, sepultados bajo toneladas de papel higiénico, los devotos del culto a la mascarilla y el gel hidroalcohólico. Pero sin duda, los más queridos son los cayetanos de nuñez de balboa, que armados de pito y cacerola exigen libertad libertad, sin IVA libertad.

Y mientras el maldito virus lo inunda todo, el planeta anda hecho unos zorros. Los viejos problemas desafían a un mundo adormecido que mira para otro lado.

  • El anunciado cambio climático es ya una realidad, y o cambia este modelo insostenible y despilfarrador o las consecuencias serán devastadoras. El desaguisado no se arreglará ni sacando a Greta Thumberg en procesión.
  • El Mediterráneo se ha convertido en un matadero, donde mujeres y hombres ahogan sus esperanzas en busca de un futuro incierto, mientras Europa se desentiende de su suerte y olvida que su pasado colonial es responsable de la miseria de medio mundo.
  • Persisten conflictos enquistados donde las víctimas se cuentan por millares, como en Siria o Yemen
  • Pueblos sin estado, saharauis, palestinos, kurdos, luchan contra la tiranía y la injusticia, mientras la comunidad internacional les da las espalda de una manera vergonzosa.
  • La brutal muerte de Geoge Floyd a manos de la policía yanki generó un movimiento global de resistencia contra el racismo. Donald Trump no desprovechó la oportunidad de echar más gasolina al fuego, mientras se arreaba lingotazos de lejía para sanar del covid. En fin, mala hierba…

Y si el panorama intenacional es ciertamente desalentador, en el reino de España, ¿qué?

  • Pues seguimos con el sainete del emérito, que tantas alegrías nos está dando. Ni toda su cohorte de mamporreros, ni todas las adhesiones inquebrantables podrán tapar las vergüenzas de este pícaro aventajado, defraudador y comisionista compulsivo, que se ha convertido en el mejor embajador de la república.
  • Y ahí tenemos al autoproclamado gobierno de progreso, que lo que es progresar, progresa poco. La reforma laboral de Rajoy, intacta; la ley mordaza lo sigue petando; la reforma fiscal, ni está ni se la espera. Y para una nueva ley que se aprueba, la ley de educación, pequeña-pequeñita enmienda de la catástrofe de Wert, provoca la histeria de la derecha patria, que alborota el congreso y atasca las calles con sus cochefestaciones.
  • Sí vecinas, esta derecha ultramontana y reaccionaria se ha venido arriba como Carrero Blanco, y señalan con el dedo acusador a todo aquel que desafíe la unidad de destino en lo universal. Son los socialcomunistas y los bolivarianos, los bilduetarras y los catalufos, los ecologetas y las feminazis, los okupas y los menas, hasta los murciélagos y los pangolines. En definitiva, que con 26 millones hacen corto. Yo por si acaso voy reservando mi trozo de cuneta.

Por aquí cerca, en los arrabales de la República Independiente de Torrero, en Zaragoza ciudad, la cosa marcha viento en popa. El pinturero alcalde Azcón, lo mismo te privatiza buena parte de los servicios sociales con una línea 900, que te recalifica un solar municipal, lo regala a sus amigotes, y nos calzan un hospital privado. Por favor, recuerde equiparlo con personal y quirófano, no nos vayamos a marcar un Ayuso.

¿Que llega la navidad? Pues saca la menguada chequera, y apoquina 700.000 euros en luces. Hay luces hasta para Torrero, y como sabe de nuestro querer por los pinares, toma arbolico… Cuánto bien nos hizo Vigo con Siniestro Total, y su alcalde con las lucecicas cuánto mal.

Pero no iba a ser todo jolgorio y algarabía en la plaza del Pilar. Anda mustio y mohino don Jorge con el asunto Romareda. Cuando al olor del dinero afilaban el colmillo las familias más rumbosas de la ciudad, llegó el covid y se torció el asunto. En términos estrictamente futboleros, este pelotazo no chuta.

Allegados y allegadas de Torrero: por primera vez abandonamos la plaza de las Canteras, y acompañados por nuestro presidente honorífico El Cantero (esta vez en modo clon), venimos a esta plaza de la Memoria Histórica. Su simbólico nombre nos sirve para recordar el empeño del movimiento vecinal en alcanzar el reconocimiento de Torrero como espacio de memoria democrática, descorriendo así el velo negro de la ignorancia, con el que se han ocultado episodios de dignidad y lucha que merecen ser conocidos. Por todos es sabido que lo que ahora es plaza antes fue presidio. Sus paredes fueron testigos de dolor, miseria y represión. Hoy, tal vez en un acto de justicia poética, los muros que sobreviven albergan el centro social okupado Kike Mur.

Vecinas y vecinos: Hoy más que nunca, la celebración de este tradicional acto cobra todo su sentido. En estos tiempos de nacionalismo identitario, donde se abandona la razón para caer en manos de una épica rancia, nosotras, las torreristas, reivindicamos el barrio. Y nos confesamos barrionalistas. Pues si bien la nación es la comunidad imaginada, el barrio es la comunidad real. Es escenario de encuentro para la construcción de la vida cotidiana, donde desde lo común creamos conciencia y orgullo de clase. Pero también es espacio de resistencia, de lucha y de transformación social. Porque los ricos no son de barrio, ellos quieren la ciudad sin conflicto, esa ciudad mercantilizada donde todo se compra y todo se vende: el sueño del clasemedianismo, la ciudad neutra.

Pero nosotras no amamos la ciudad; amamos la calle. Y amamos tanto Torrero que cuando morimos, no nos vamos al otro barrio; nos quedamos aquí, en el nuestro. Nos quedamos en Torrero.

¡¡¡ Viva la Repubica Independiente de Torrero !!!

Torreristas: miremos el futuro con ilusión, vendrán tiempos mejores. Si se acabaron los presupuestos de Montoro, ¿no habrá de acabarse una pandemia? Mientras, seguiremos soñando con un barrio justo y solidario, mestizo y feminista, okupa y obrero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here