Los usos de Giesa y la conservación de la memoria del barrio centran las demandas de Montemolín

0
86

HERALDO.ES dedica hoy -de nuevo de la mano de Leyre Ruiz- un artículo a las demandas de la Asociación Vecinal Montemolín, entre otras, la reconversión de los antigos edificios de la fábrica de Giesa, del convento Torre Ramona y del colegio Tomás Elvira para usos comunitarios del barrio

Los usos de Giesa y la conservación de la memoria del barrio centran las demandas de Montemolín

El colectivo vecinal del barrio ha solicitado la catalogación del antiguo edificio del colegio Tomás Alvira y otras actuaciones encaminadas a recuperar la identidad del vecindario

LEYRE RUIZ 23-10-2020

Antigua fábrica de Giesa. FOTO: Oliver Duch.

La Asociación Vecinal Larrinaga-Montemolín ha vuelto a poner de manifiesto que la puesta en marcha del proyecto de Giesa y la conservación de la identidad del barrio son dos de las cuestiones que más les preocupan en estos momentos. Así lo dieron a conocer en el último pleno de la Junta Municipal de Las Fuentes, donde presentaron un documento en el que se recogen estas y otras reivindicaciones de los vecinos de esta zona de la ciudad, a caballo entre los distritos de Las Fuentes y San José.

Tal y como ha reconocido el presidente del colectivo, José Antonio Prades, el tema de mayor peso dentro de sus demandas continúa siendo la reconversión de la antigua fábrica de Giesa en un espacio en el que tengan cabida distintos servicios e instalaciones para el disfrute de todos los ciudadanos. “No queremos que se quede parado porque su puesta en marcha, si se sabe aprovechar bien, servirá para hacer revivir el barrio y ponerlo de nuevo en el candelero”, explica el portavoz.

De hecho, la asociación apuesta por que acoja, entre otras cosas, una piscina cubierta, un auditorio de música y espacios para que los mayores realicen deporte. Aunque los usos que tendrá la antigua fábrica no se han definido todavía, el planteamiento del colectivo vecinal de que sus usos sean variados no se aleja de las intenciones del equipo de gobierno. Hace unas semanas, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcónabogaba por dar a este espacio usos educativos y de emprendimiento, aunque dejó la puerta abierta a “usos compartidos”. Y es que, la factoría cuenta con un edificio principal con una nave de más de 3.100 metros cuadrados y una plaza rectangular que supera los 4.100 metros cuadrados.

El colectivo también ha demandado una mayor protección para otros edificios que consideran emblemáticos dentro del distrito, como son el antiguo convento de Torre Ramona y el genuino colegio Tomás Alvira, en la calle Numancia. “Tenemos otras cosas en el barrio que queremos que se mantengan y se potencien, como Torre Ramona”, señala. Prades teme que con la llegada del frío pueda sufrir nuevas incursiones como las que ya se han producido en ocasiones anteriores. “Pueden hacerse daño porque está todo muy mal y existe riesgo de incendio”, considera.

Por otra parte, han solicitado poder realizar una visita al antiguo colegio Tomás Alvira para ver en qué estado de conservación se encuentra y plantear darle una nueva vida. “Tiene una rica historia y no queremos que se pierda”, comentan desde la asociación, que ha sugerido que se habilite como museo aragonés de la radio y de las telecomunicaciones.

En otro orden de cosas, la asociación continúa trabajando para fomentar la identidad del barrio y plasmarla en sus calles. En este sentido, han propuesto bautizar la innominada plaza triangular entre Hermano Adolfo, Camino Cabaldós y Miguel Servet con el nombre de Mariano Blasco, que fue un farmacéutico muy querido en el barrio. También han planteado la posibilidad de llamar Eduardo Blanchard a un espacio público de nueva urbanización en el entorno de la antigua CEFA o al parque a construir entre las calles Principado de Morea, Enrique Calvo, Camino del Junco y Miguel Servet.

Lo que queremos los vecinos de Montemolín, especialmente los veteranos, es que el barrio no desaparezca si no que cobre vida. Estamos en las esquinas de dos distritos y es un entorno al que no se le presta demasiada atención”, considera Prades. Por ello también piden sustituir la desaparecida estatua de la plaza de Sarajevo por algún elemento que refuerce la identidad del barrio y la colocación de señalética que indique su dirección.

Por último, entre otras cuestiones, han señalado como prioritaria la construcción de vertido y saneamiento en las calles más alejadas del barrio, la reforma de la calle Paulino Savirón o la creación de aparcamientos disuasorios.

ARTÍCULO EN HERALDO.ES

VER TODAS REIVINDICACIONES DE LA AV. MONTEMOLÍN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here