El Movimiento vecinal en tiempo de pandemia. Comunicado de la CEAV

0
314

En la última videoconferencia de la Junta Ejecutiva de la CEAV se analizó la situación del movimiento vecinal en relación a los efectos que sobre este se están dando por la evolución de la pandemia y queríamos que conocierais nuestras reflexiones:

Junta Ejecutiva de CEAV, septiembre de 2020

En primer lugar las actividades que habitualmente se realizan en nuestras asociaciones, federaciones y confederaciones son fundamentalmente presenciales; esta característica está, y parece que estará, en cuestión durante tiempo por lo que observamos de la evolución de la pandemia.

En segundo lugar muchas de estas actividades contribuyen a dar vida a las asociaciones, a financiar gastos e incluso generan empleo por la contratación de técnicos o monitores según el caso.

En tercer lugar algunas de las actividades/proyectos dependen de ayudas o subvenciones oficiales que se atienen a procedimientos totalmente regulados (fechas, definición precisa de la actividad, presentación de facturas, memorias,…) que dificultan el cumplimiento en los plazos previstos de las actividades.

Por último, añadir que muchos locales, especialmente los cedidos por organismos oficiales, cuando no están cerrados, tienen que seguir unas normas tan severas que es imposible su uso.

Como resultado de todo ello se podría dar un cierto desánimo entre el voluntariado que soporta la actividad vecinal bajando a mínimos y en algún caso llegando a la propia desaparición de la entidad. El correlato es que las estructuras participativas sin organizaciones sociales no tendrían sentido y el daño a nuestro sistema democrático y participativo sería notable.

Concretamente, el hecho de que la actividad se paralice supone también una indefensión de la ciudadanía ante las decisiones que se vayan tomando desde las diferentes instituciones sobre aspectos como el urbanismo, la sanidad, la educación, medio ambiente,…

Todo este razonamiento nos lleva a hacer un llamamiento al movimiento vecinal, especialmente de la asociaciones de barrio que son las que presentan mayor dificultad, para que se reactive de la forma que sea más viable, con creatividad e imaginación, utilizando las redes,  las conexiones telemáticas, el correo ordinario, los comunicados de prensa,…, estas son algunas ideas que creemos pueden ayudar:

  • Reanudar la actividad presencial respetando las normas de seguridad, incluso buscando locales más amplios para cumplirlas, con las reuniones ordinarias para analizar la situación del barrio, ciudad o comunidad autónoma, adaptando las actividades pendientes a la nueva situación.
  • Ofrecer a las instituciones nuestras entidades para colaborar con la lucha contra la pandenmia, mediante la firma de acuerdos estableciendo nuestros compromisos para participar en la reconstrucción. Exigir no quedar al margen de los acuerdos que se están propiciando.
  • Exigir el mantenimiento de las ayudas, financiación de proyectos,… así como flexibilizar plazos, facilitar adaptaciones de los proyectos aprobados o cualquier otra medida que proteja la continuidad de la actividad social.
  • Mantener la relación de información con las socias y socios que en los tiempos duros de la pandemia se ha tenido y ha funcionado. No dejar de hacerlo.
  • Comenzar el análisis de los presupuestos 2021 que en cada nivel institucional se están empezando a cerrar, haciendo hincapié, entre otros aspectos, en el empleo y en la protección social.
  • Establecer alianzas con el pequeño comercio del barrio.
  • Vigilar y evaluar la situación de las residencias de mayores en nuestro entorno.
  • Comenzar a desarrollar reflexiones sobre la implementación de la Agenda 20-30 en nuestro entorno proponiendo medidas como crear Observatorios Agenda 2030 con  participación ciudadana para establecer auditorias en nuestro entorno, en cada nivel administrativo (local, autonómico, estatal), establecer planes para la consecución de los ODS de la Agenda 2030 plurianual y evaluable y establecer evaluaciones periódicas.
  • Prestar atención a la evolución de la Atención Primaria que está dando signos de colapso en las ciudades y con el mantenimiento de muchos centros auxiliares cerrados en las zonas rurales.
  • Fomentar entre nuestras socias y socios la responsabilidad social frente a la pandemia.

Estas 10 indicaciones son sólo eso indicaciones, seguro que encontráis más razones por las que seguir nuestra tarea. Es cuestión de tirar hacia delante y evitar que todo el trabajo que venimos haciendo desde hace años pueda diluirse o desaparecer.

Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y el propio Estado deben considerar lo que cuesta a las personas mantener un tejido social vivo y lo fácil que es su destrucción o desaparición. Desde una concepción participativa de la sociedad la no existencia de entidades sociales representativas podría ser dramática para la salud democrática de un país.

WEB CEAV

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here