AV Barrio Jesús, La Jota y Vadorrey reiteran la necesidad de comenzar las obras del centro de Salud

0
751

NOTA DE PRENSA

Zaragoza, 18 de mayo de 2020

LAS ASOCIACIONES DE VECINOS DEL BARRIO JESUS, LA JOTA Y VADORREY REITERAMOS LA NECESIDAD DE LA EJECUCION DEL COMPROMISO ADQUIRIDO POR EL GOBIERNO DE ARAGON PARA COMENZAR LAS OBRAS DEL CENTRO DE SALUD DEL BARRIO JESUS EN EL 2020

La ciudadanía necesita ya el centro de Salud de Barrio de Jesús, que ahora no es de necesidad preferente sino urgente con la pandemia del COVID-19.

La Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, en su artículo 51, establece que: “La atención primaria constituye el acceso ordinario de la población al proceso asistencial y se caracteriza por prestar atención integral a la salud mediante el trabajo del colectivo de profesionales del equipo de atención primaria que desarrollan su actividad en la zona básica de salud correspondiente”. Por tanto, es la primera toma contacto del ciudadano cuando va a acceder al resto de la oferta sanitaria.

La atención primaria es el núcleo principal del sistema nacional de salud. Representa el primer contacto con el sistema de salud de las personas, familias y de la comunidad. Hace posible prestar atención a la salud lo más cerca posible del lugar donde residen y trabajan las personas. La atención primaria se orienta hacia los principales problemas de salud de la comunidad y presta servicios de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación necesarios para resolver estos problemas, mediante acciones integrales y coordinadas con otros niveles de atención como los hospitales o los centros de especialidades.

Los profesionales de un centro de atención primaria atienden las necesidades de salud a lo largo de la vida de las personas y en sus diferentes escenarios (individual, familiar, domiciliario, escolar, o laboral). Proporciona atención a los problemas de salud colectivos e individuales de un territorio y es el centro de salud el lugar donde se desarrolla una gran parte de su actividad. Por ello, la estructura física de un centro de salud cuenta de una manera importante para facilitar una atención primaria de calidad máxime en esta época de pandemia COVID19 donde la distancia social en todos los espacios compartidos es un elemento de prevención del contagio fundamental.

Actualmente, se ha demostrado que para combatir un estado de pandemia, como el que estamos sufriendo, la atención primaria es y será fundamental, porque garantiza la accesibilidad rápida y efectiva al sistema sanitario y en un entorno cercano a los pacientes. Para garantizar esta atención accesible, efectiva y segura, la forma de dar la atención está cambiando. Una parte de la atención se está facilitando de forma telemática (teléfono, correo electrónico, videollamadas, etc…) pero otra muy importante requiere de garantizar una visita presencial con seguridad, reduciendo los riesgos de contagio para pacientes y profesionales. Es esta atención la que precisa de un centro de salud con condiciones de estructura física para atender con calidad y seguridad a la población.

En estos momentos de pandemia todos los centros de salud de Aragón están reestructurando sus espacios para adaptarse al plan de desescalada en el que va a ser fundamental el mantenimiento de las medidas de distancia social (salas de espera con aforo limitado, espacio más amplio para acceso al mostrador de admisión, etc…), necesidad de sectorizar los centros (zona de Covid-19, zona segura) o la habilitación de nuevos espacios para la realización de test de PCR para casos sospechosos o contactos, que precisan de una distancia y medidas físicas de protección. Al mismo tiempo, disponer de espacios para seguir haciendo analíticas y otras pruebas diagnósticas junto con las consultas presenciales de enfermería y medicina para evaluar situaciones que no se pueden resolver por teléfono. Ya que el centro de salud es el primer contacto, que como vecinos, tenemos ante cualquier síntoma que podamos sentir, nuestro médico de familia es el que nos tiene que evaluar y tranquilizar e indicarnos las pautas a tomar, incluyendo en ellas las medidas de confinamientos más efectivas no sólo para nosotros sino también para los que nos rodean.

Según la Guía Práctica de Servicios Sanitarios elaborada por INFORMACU ARAGON en diciembre de 2012 «Los equipos de atención primaria que deben estar compuestos por los profesionales de atención primaria y el número de personas asignadas a cada equipo no puede ser superior a 25.000 personas, salvo situaciones excepcionales, considerándose como intervalo óptimo la asignación entre 10.000 y 15.000 personas«.

El caso del centro de salud de La Jota, del que dependemos los vecinos del Barrio de Jesús, se trata de un centro que se ha quedado pequeño para la población que atiende de casi 40.000 habitantes y con más de 33.500 cartillas. Los profesionales comparten despachos y salas de espera y los servicios de apoyo como matrona y odontología se han tenido que trasladar a otro centro. Algunos profesionales pasan consulta en unos locales ubicados en el edificio de enfrente al centro de salud, a la espera de un nuevo centro que se lleva prometiendo desde 2010.

No se puede consentir, en una situación de pandemia como la que nos va a tocar vivir durante numerosos meses, seguir atendiendo con esas salas de espera pequeñas y consultas compartidas de mañana y tarde con horarios de atención solapados por falta de espacio físico. A esto se añade que la dispersión de población que actualmente se atiende desde el centro es muy grande lo que hace compleja la atención a domicilio. La Zona Básica de Salud que atiende se denomina “Avenida Cataluña” en el mapa sanitario de Aragón y es una de las más pobladas.

Por todo lo anterior, la construcción del centro de salud del Barrio de Jesús debe continuar con el plan previsto. Está ya elaborado el plan funcional y el plan arquitectónico. Existe una partida en los presupuestos de este año 2020 de 500.000€ que debe empezar ya a ejecutarse y sentar las bases para las dos partidas plurianuales para los ejercicios económicos 2021 y 2022 con un montante total de 4.500.000€, de tal forma que se alcance una licitación de obras de un total de 5.000.000€.

Queremos alzar la voz desde el barrio para que ante una más que posible reestructuración de los presupuestos del Gobierno de Aragón, y sabiendo que hay que priorizar la Atención Primaria y dotarla de más recursos, no cabe duda de que el Centro de Salud del Barrio Jesús es de una alta prioridad.

Uno de los problemas que podemos encontrar es la capacidad de endeudamiento de Aragón. Se insiste desde Madrid en una cantidad que es inasumible para la realidad aragonesa. Se vuelve a insistir en un déficit máximo del 0,2%. En tiempos tan duros como los que van a venir, con un gasto público desmesurado para cubrir las necesidades y unos ingresos bajísimos por el parón económico, suponen para Aragón una paralización añadida. Javier Lambán ya ha declarado que es un déficit imposible de cumplir. Esto no debe suponer que el nuevo Centro de Salud de Barrio Jesús quede relegado, ni mucho menos. Se tiene que empezar a trabajar para la construcción del centro con la partida ya existente en los presupuestos del 2020.

Desde las Asociaciones de vecinos, reiteramos la necesidad de ejecución del compromiso adquirido por la Consejería de Salud del Gobierno de Aragón para la construcción del Centro de Salud del Barrio Jesús, con la previsión de que en el año 2022 esté en funcionamiento y se pueda garantizar una atención primaria de calidad a toda la población que vive y va a venir a vivir al Barrio Jesús en estos próximos años, solucionando los graves problemas de saturación de espacios para la atención que se producen actualmente en el centro de salud La Jota.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here