“Ha hecho falta una crisis como esta para poner en valor el comercio de barrio”

0
461

Heraldo de Aragón – 28/3/2020

La Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza cree que cuando la situación vuelva a la normalidad hará falta un plan de choque para revitalizar el comercio de proximidad.

Además del personal sanitario, las fuerzas de seguridad del estado y los transportistas, hay otro colectivo que estos días se está dejando la piel para que a los ciudadanos confinados no les falte de nada: el de los pequeños comerciantes.

Los establecimientos de proximidad que permanecen abiertos por ser de primera necesidad (fruterías, panaderías, pescaderías, etc.) se han convertido durante el confinamiento en la mejor alternativa para quienes quieren evitar largas colas y contactos innecesarios.

“En estos momentos vemos claramente que, el comercio de proximidad, ante una situación como la que estamos viviendo, está siendo fundamental”, señala Manuel Arnal, presidente de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ). La entidad publicó hace unos días un comunicado mostrando su apoyo al comercio de barrio ante “el desmesurado incremento de las compras en las grandes plataformas”.

La FABZ, que siempre se ha posicionado del lado de los minoristas, cree que es el momento de que los ciudadanos apuesten por las compras en establecimientos de sus barrios y mantengan ese apoyo una vez superada la pandemia. “Ha hecho falta una crisis como esta para poner en valor el comercio de barrio”, lamenta Arnal.

Además, durante estos días, muchos pequeños comerciantes han habilitado el reparto a domicilio para evitar que los mayores salgan de sus casas o la población de riesgo tenga que desplazarse. “Son momentos muy duros. Los propietarios y dependientes están atendiendo cada día a decenas de personas, nadie ha cerrado por miedo. Con los aplausos también tendríamos que acordarnos de los comercios que abren a diario y de sus trabajadores”, considera Arnal.

Con todo, desde la FABZ señalan que hay muchos otros comercios de barrio que no pueden levantar sus persianas y que esta crisis podría suponer un duro golpe para ellos. Un ejemplo son las tiendas de ropa de fiesta o vestidos, ya que en esta época se suelen comprar los atuendos para comuniones, bodas y otras celebraciones. Además, la pandemia ha coincidido con el cambio de temporada.

“Creemos que hará falta un plan de choque cuando esto se recupere, porque para muchos comercios la situación puede ser insostenible”, señalan desde la Federación. De hecho, hace escasamente unos días, José Antonio Pueyo, presidente de los comercios de Zaragoza, advertía de que muchos de ellos no podrán hacer frente a los alquileres de sus locales.

LEER MÁS DE LA NOTICIA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here