Las Urgencias de Aragón necesitan atención urgente ¿Solo las Urgencias? Artículo ADSPA

0
450

Las Urgencias hospitalarias de Aragón necesitan atención urgente

¿Solo las Urgencias?

Carmen Sánchez Bellido. Neumóloga. Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón ADSPA

Asociaciones Vecinales y colectivos sociales defensores de la Sanidad Pública, año tras año reclamamos a la Administración sanitaria de Aragón, medidas que palíen la sobresaturación de los centros sanitarios públicos en la Comunidad (sobre todo en fechas concretas como ocurre en la actualidad).

El efecto más visible se percibe en la saturación (ya sistemática) de las Urgencias, sobre todo en aquellos hospitales que han visto crecer su población de referencia sin el crecimiento paralelo de los servicios y personal necesario para su atención. Un claro ejemplo de estas circunstancias es el Hospital Royo Villanova de Zaragoza,  que con sus 260 camas (de ellas, más de una veintena no están en funcionamiento habitualmente) sirve  de referencia a  una población de más de 200.000 habitantes.

No podemos olvidar las circunstancias que condicionaron la adaptación de este centro (antiguo hospital del Torax de la AISNA) en 1990 para ser Hospital General de la Margen Izquierda del Ebro, con asignación de un sector de la capital y parte de poblaciones cercanas. Dicha adaptación fue el resultado de las reivindicaciones durante más de una década, de numerosos colectivos sociales (ADSPA etc.) y vecinales del sector (importante papel de las Asociaciones Vecinales  de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza).

No obstante, dicha adaptación no se adecuó,desde su inicio, a la población asignada y la infradotación (ver gráfica de dotación de personal comparativa con otros hospitales), la carencia de suficientes medios de transporte público y la falta de espacio se ha cronificado a pesar del apoyo que para algunos servicios presta el Hospital Ntra. Sra. de Gracia (geriatría, cirugía, rehabilitación…).

En estos momentos la situación del centro puede considerarse “cómo caótica” (en palabras de profesionales). Los colapsos en las urgencias de este hospital han pasado a ser algo habitual y su personal ha denunciado en repetidas ocasiones esta saturación y la falta de habitaciones para poder ingresar a los pacientes. La ausencia de soluciones  por parte del SALUD ha aumentado el «hartazgo» entre este personal, llegándose a dar la situación de tener que pedir colaboración a la gerencia del 061 ante la «falta de profesionales en su servicio de Urgencias», o a suspender intervenciones que estaban programadas para poder ocupar las camas correspondientes con ingresos procedentes de las Urgencias (a pesar de todo ello y contra toda lógica se prestan quirófanos para cirugía del Hospital Clínico).

El personal del servicio sigue denunciando la falta de trabajadores/as para hacer frente a la presión asistencial, incluso se les están anulando permisos y vacaciones.

 

Pero, ¿solo las Urgencias?

Entre 2010 y 2017 el número de camas operativas en los hospitales españoles disminuyó en 14.862 unidades (1).

Una de las razones de que “la población recurra a las urgencias es como consecuencia de la masificación de las consultas, los retrasos en  el acceso a los Centros de Salud que presentan una demora media es 3,6 días (en muchos centros supera ampliamente la semana)” (2).

“Está creciendo de manera exponencial la demanda en los servicios de urgencias para problemas de salud que no lo son. En el 2001 supusieron el 19,9% de las consultas y en el 2017 el 30,15.  Esta utilización se asocia con mayor riesgo para los pacientes por el desconocimiento por parte del personal de urgencias, de la historia personal, familiar y clínica, por la pérdida de continuidad de la atención y la utilización irracional de la medicación (especialmente antibióticos)” (2).

En Atención Primaria con los datos que disponemos a nivel del Estado: “el 60% de los médicos atiende entre 30 y 50 pacientes al día y uno de cada 10, más de 50. Como consecuencia el 85% dedica menos de 10 minutos por paciente y el 40%, entre cinco y siete” (3).

Los recortes y la falta de planificación han dejado a los centros de AP sin el personal necesario para desarrollar sus funciones. El clima laboral oscila entre el malestar y el burnout.

Esta situación se está dando de forma especialmente grave en algunos centros de salud como el del Barrio de la Jota en el mismo sector hospitalario y su Asociación Vecinal ha señalado la situación como insostenible. Es de esperar que con el presupuesto aprobado se inicien con urgencia las obras del nuevo Centro.

Los Presupuestos destinados a Atención Primaria siguen siendo muy insuficientes. Mientras en nuestra Comunidad el porcentaje de gasto en Atención Especializada por habitante sobre el total, en 2010 era 65,59% y en 2017 creció hasta el 68,29%. Una parte significativa de este gasto está relacionada con el aumento del gasto farmacéutico hospitalario (1).

En Atención Primaria el gasto es aproximadamente un 14% concordante con el gasto destinado a nivel estatal según la gráfica adjunta:

En los últimos años el deterioro de nuestro sistema sanitario ha ido en aumento tras el proceso continuado de recortes y privatizaciones

Desde 2011 hasta el 2016 con datos de  presupuestos sanitarios consolidados recogidos de informes del Mº de Sanidad, en Aragón se objetiva un recorte  de unos 162 millones de euros por año.

Con los datos del 2016 publicados recientemente (ver gráfica adjunta) se observa la cuantía de gasto sanitario público consolidado destinado por nuestra Comunidad y la comparativa con el resto de Comunidades

En Aragón parte de este gasto se dedica a conciertos con la sanidad privada.

La Consejería de Sanidad tiene previsto destinar este año 51,19 millones de euros a financiar conciertos con estas entidades privadas para una parte del transporte de pacientes, terapias de asistencia domiciliaria y  derivación de pacientes (alrededor de 17,7 millones de euros).

Durante el pasado mes de febrero de 2019 se derivaron 3.200 pruebas diagnósticas a centros privados

No obstante los planes de choque con derivaciones a centros privados, no  ponen freno a las listas de espera. La quirúrgica ha alcanzado su récord en estos últimos cuatro años con más de 4.200 pacientes pendientes de una intervención desde hace más de seis meses (en ocasiones, la confirmación de si van a poder intervenir o no, se realiza el mismo día programado con la consiguiente incertidumbre y molestias para los pacientes, como es el caso de Traumatología).

Soluciones

Se requieren medidas estructurales con la puesta en funcionamiento de forma intensiva, todos los recursos públicos disponibles, en horario de mañana y tarde, con seguimiento y evaluación continuada de los resultados  y con la adecuada financiación para la contratación de personal necesario -con convocatorias estables de oposiciones- que evite el  gran porcentaje de interinidad,  precariedad y jornadas extensas (peonadas…). Condiciones salariales dignas y dedicación exclusiva del personal a la sanidad pública.

Caso especial representan las “contratas” con empresas privadas como en la de limpieza que según sus trabajadoras, existe escasez de personal y condiciones laborales precarias, con consecuencias especialmente graves en los centros sanitarios.

Por otra parte, es necesario solucionar la asunción inapropiada por parte del personal (médico y otros sanitarios) de responsabilidades propias de otros profesionales (administrativos…). Esto, junto a la gran presión asistencial y la falta de recursos, genera una reacción de impotencia en este personal y una utilización irracional de su tiempo. No debe tolerarse el deterioro de la salud laboral en beneficio de la productividad.

Para disponer de suficiencia presupuestaria es imprescindible incrementar la aportación estatal, como mínimo a nivel de la media de los países de nuestro entorno y  deben aplicarse medidas como el uso racional de medicamentos (el gasto farmacéutico en España está por encima del promedio de países de la UE y la OCDE y sigue creciendo). Además deben suprimirse las rebajas fiscales a quienes contratan seguros privados de salud, medidas que atentan contra la solidaridad social y ponen en riesgo la sostenibilidad del sistema (el seguro de Salud ha crecido un 4,77 por ciento en 2019, alcanzando un 8.923 millones de euros de facturación)(2).

El 20% de la población tiene contratado un seguro privado, siendo la mayor parte de tipo ambulatorio (4). El crecimiento de los seguros privados supone otra privatización del sistema, afecta a la continuidad y la integralidad de la atención (perjudica paradójicamente a quienes los usan) (2).

La demanda de financiación para infraestructuras sanitarias por parte de los colectivos sociales no ha cesado pero, de momento tendrá que esperar el proyecto de la reforma del servicio de Urgencias del Hospital Royo Villanova, ya que la ampliación no está contemplada en los presupuestos del Departamento de Sanidad de este año. Por contra dicho Departamento sí ha previsto 4,3 millones para el  2020 a fin de suscribir un convenio con la entidad privada Mutua de Accidentes de Zaragoza (MAZ) para que se puedan derivar intervenciones, pruebas diagnósticas o urgencias.

Recordaremos como el Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución CASAR (del que formaba parte la MAZ) fue disuelto en el 2013 por la Diputación General de Aragón, asumiendo con financiación pública la deuda acumulada  de unos 20 millones de euros. Diecisiete colectivos denunciantes (entre ellos sindicatos, partidos y colectivos sociales-incluidos la FABZ y la FADSP-ADSPA)  están pendientes del dictamen del Tribunal de Cuentas cuya Fiscalía observó “indicios de responsabilidad contable” y “sospecha de infracciones penales”. Mientras, el gerente del Consorcio Sr. Javier Font  afirmaba que ”la asistencia sanitaria en el CASAR resulta un 25%  más cara que si se gestiona directamente desde el Servicio público”.

Entre las medidas estructurales que proponemos a fin de paliar la gravedad de la situación generada está la de devolver progresivamente a la gestión pública y directa las privatizaciones establecidas, así como las dedicadas a recuperar la Atención Primaria que con su correcto funcionamiento y dotación sería capaz de solucionar un porcentaje muy elevado de los problemas de salud de los pacientes que recurren a la asistencia especializada (urgente o no).

Recogiendo recomendaciones de la FADSP para la Atención Primaria (2), en Aragón sería preciso incrementar su presupuesto hasta alcanzar el 25% del dedicado a la sanidad (recomendado por la OMS) en cinco años, para poder recuperar las plazas de personal eliminadas por los recortes, incorporar nuevos profesionales (fisioterapia etc.) a los equipos, fomentar la atención domiciliaria, dedicar tiempo a potenciar la salud comunitaria y salud pública y a atender de forma adecuada las interconsultas virtuales con especializada. Por último, sería preciso desarrollar Planes Comunitarios como instrumentos fundamentales para integrar, coordinar recursos, esfuerzos y actividades y abrir estas estructuras a la participación social y profesional (planificación, desarrollo y control de los programas y actividades de AP).

Los profesionales que trabajan en la sanidad pública tienen la confianza de la población para liderar el cambio.

NOTAS.

1-.   “SITUACION ACTUAL Y EVOLUCIÓN DE LA ATENCION ESPECIALIZADA EN LAS COMUNIDADES AUTONOMAS”  FADSP  1/2020

2- “RECUPERAR LA ATENCION PRIMARIA DE SALUD ENTRE LA IRRACIONALIDAD, LA MALA CALIDAD  Y LA OBSOLESCENCIA”. FADSP Sep. 2019

3-.  Encuesta OCU. .Atención Primaria: Médicos y consumidores piden tiempo suficiente de consulta (OCU 12 abril 2018)

4- https://www.redaccionmedica.com/secciones/privada/el-seguro-de-salud-crece-un-4-77-y-factura-una-cuarta-parte-de-los-no-vida-7889