¡ A inscribirse en la Bajada del Canal más concurrida de la historia !

0
413

Después de 36 años, treinta y seis, de navegar libres en la Bajada del Canal sin el más leve incidente, este año se exige inscribir previamente las embarcaciones o navíos, así como las tripulaciones y pasajes, que vayan a surcar o capuzarse en sus procelosas aguas. Ante tamaña intromisión en la legislación vigente en materia náutica de la República Independiente de Torrero, en cuyas costas se desarrolla integramente la Bajada, las Asociaciones convocantes llaman a la ciudadanía a DESBORDAR con su PARTICIPACIÓN este imperativo administrativo, totalmente ajeno, además, al derecho del mar, y HACER de la XXXVII Bajada del Canal la más SONADA Y CONCURRIDA de la historia.

Por ello os animamos a inscribir vuestros buques, bergantines, falúas, paquebotes, piraguas, canoas o lo que sea que flote, y las tripulaciones y pasajeros correspondientes, en la siguiente paginica que hemos preparado al efecto (es tan fácil como remojarse la tripa):

APUNTARSEN AQUÍ

Hay que hacerlo hasta 31 de agosto. La Bajada es el DOMINGO 15 de sepiembre

NOTA: Al poco de conocerse este requisito, que se sumaba a otros 16 puntos que religiosamente se han venido cumpliendo en todas las Bajadas,  y sin que en las 36 ediciones antecedentes, REPETIMOS, se haya producido el más mínimo incidente, el Ayuntamiento de Zaragoza, desde un departamento denominado Dominio Público, dependiente de la concejalía de Servicios Públicos,  ha enviado nuevos requisitos que están provocando verdaderos dolores de cabeza para ser entendidos por los servicios jurídicos de los organizadores, dada su incongruencia, irracionalidad, desatino y desconocimiento de lo que es nuestra BAJADA: una FIESTA POPULAR Y REIVINDICATIVA cuyo mayor peligro para quienes la disfrutan es un atracón de risas o un catarro, si tarda en secase.

En próximas días seguiremos informando de tamaños desatinos y de las alegaciones que se van a presentar. Pero todo parece indicar que dichos impedimientos están en la línea de obstaculizar las iniciativas populares, gratuitas y abiertas a tod@s, para disfrutar de los espacios públicos, como ya ha sucedido con las pasadas Hogueras de San Juan o las carpas de las fiestas de los barrios.