Presupuestos 2019: El tranvía como excusa. Artículo JM. Arnal

0
596

Presupuestos 2019

El tranvía como excusa

Juan Manuel Arnal. Presidente de la FABZ  

La FABZ apoyó en su día de forma muy activa, la decidida apuesta del Ayuntamiento, dirigido entonces por el alcalde socialista Belloch, por la Línea 1 del tranvía como medio eficaz y eficiente para el transporte colectivo en la ciudad. El tranvía llegó acompañado de una gran remodelación urbana, que supuso recuperar espacios urbanos para el peatón, y sacar de la circulación del  centro de la ciudad un gran número de vehículos privados con la consiguiente mejora en la calidad el aire, menos ruido y pacificación del tráfico a lo largo de todo el eje Norte-Sur. Zaragoza se sumó así al urbanismo europeo que recupera el tranvía para las grandes y medias ciudades, basta mirar a nuestro entorno más cercano como las francesas Toulouse o Burdeos, entre otras muchas.

En el informe publicado en febrero de 2015 por la revista profesional Carril Bus se comparaba  las líneas tranviarias españolas, calificando  de “muy acertado” el proyecto zaragozano, y muy favorablemente con respecto a otras ciudades europeas por el elevado número  de viajeros por millón de euros invertido. Es, sin ningún género de dudas, el tranvía más rentable en todos los aspectos del Estado español. La noticia de que el Ministerio de Hacienda ha comunicado al consistorio que la deuda de la sociedad mixta del tranvía se tiene que computar al 100% al Ayuntamiento de Zaragoza, nos deja estupefactos por las consecuencias que conllevará para la ciudad. Dicha “imputación de deuda” impediría acceder al crédito necesario para acometer la inversión para otros necesarios proyectos de ciudad.

Sorprende que desde el mismo grupo municipal que impulsó el tranvía, y tramitó su financiación a futuro, se ampare ahora “ex cátedra contable” una deuda que si se aplicara a otras administraciones, como por ejemplo al también financiado en la misma época Plan de Depuración y Saneamiento, sería una carga financiera de graves consecuencias para todo Aragón. De manera incongruente se ha convertido al tranvía en coartada presupuestaria, y lo que es peor, se le estigmatiza como un lastre que deja en entredicho la necesaria Línea 2 Este-Oeste, que a su vez multiplicaría los efectos de la línea actual. Esperamos que se rectifique a tiempo, estamos convencidos de que una ciudad moderna necesita medios de transporte colectivo no contaminantes y rentables socialmente, como el tranvía.

Y además queremos las inversiones en los Presupuestos municipales 2019 para que la ciudad no se pare.