Malestar en Arrabal por buses 35 – 50 – 60 y más

0
294

Además de la L-35, se critica el servicio de las líneas 50, 60, la no adecuación de la parada del tranvía de la Chimenea y los ciclos semafóricos

Desde la Asociación Vecinal Tío Jorge Arrabal queremos poner de manifiesto la mala planificación del servicio de autobuses en la línea de bus 35, especialmente en horas punta.

De nuevo, puesto que no es la primera vez que ocurre, el servicio en horas punta, especialmente en el tramo horario entre 7’30 y 9 horas es prestado mayoritariamente con autobuses cortos (no articulados) reduciendo la capacidad de los mismos en cuanto a recepción de pasajeros.  La consecuencia es que en un horario tan necesario, por ser hora de entrada a trabajos, servicios médicos, universidad, colegios, etc., muchos vecinos del Barrio del Arrabal se quedan en tierra por no poder subir al autobús por venir lleno de pasajeros.

Esta situación se está convirtiendo en una constante en las paradas del bus 35 de la calle Sobrarbe, sentido Vía Hispanidad. Decenas de vecinos se quedan en tierra sin poder subir al autobús porque no se cabe, porque el servicio no se presta con buses articulados. Y cuando consigues subir, viajas “como borregos” hacinados en el interior del bus y en condiciones horrorosas.  Sin duda el servicio que se presta es insuficiente e inadecuado a las necesidades reales del barrio.

Hay que recordar que la línea 35 tiene su origen en Parque Goya y va recogiendo pasajeros en Parque Goya, Picarral y a lo que llega a Arrabal, al ser la cola de recepción de pasajeros, ya no se cabe.

Los vecinos del Arrabal quieren subir al bus, no verlo pasar lleno de pasajeros.  Por ello instamos al servicio de movilidad que de forma urgente e inmediata se garantice el servicio en la línea 35, sobre todo en horas punta, exclusivamente con autobuses articulados, y que, en todo caso, se mejore la frecuencia de dicha línea, por ser la única alternativa en transporte público de los vecinos del Arrabal para acceder a Hospitales, Universidad, centro de la ciudad, etc.

Y la L-60

Este malestar se une al ya expresado por la nula capacidad de escuchar las demandas de los vecinos del Arrabal en cuanto al nuevo recorrido de la línea de bus 60. En el nuevo recorrido de ésta hasta la zona de la Chimenea no se tuvo en cuenta que pasase por el Arrabal, Barrio Jesús y la Jota, siendo una demanda para transbordar al tranvía y facilitar el acceso al Centro de Especialidades Grande Covian, del que dependen estos barrios, en sentido inverso.

La realidad es que el recorrido elegido por el consistorio, ni coge ni deja gente en Valle de Broto ni en Avenida Pirineos, por ser lugares que no generan flujos de tránsito, por lo que pensamos que sería más positivo llevar esta línea bien por la calle Sobrarbe al Paseo de la Ribera desde Marques de la Cadena, o bien por Avenida Cataluña y Paseo Ribera hasta su final recorrido, y en sentido inverso por Baselga y Plaza San Gregorio a Valle Zuriza y Caminos del Norte, hasta alcanzar Marques de la Cadena en su recorrido oficial. De esta forma esta línea 60 acogería más pasajeros y se optimizaría la mencionada línea de reciente ampliación.

Y la L-50

Pero las quejas de movilidad del Barrio del Arrabal no terminan aquí.  Desde la Asociación Vecinal llevamos años quejándonos de la frecuencia del bus 50, que por las mañanas en días laborables tiene una frecuencia de 15 minutos y el resto del día y fines de semana pasa a los 30 minutos. Una frecuencia excesiva para un servicio necesario para el Barrio por ser la única línea que nos une con nuestro Hospital de referencia, Royo Villanova, conecta con el resto barrios del Distrito del Rabal, así como con el Actur y permite intercambiar con el tranvía.

Dado que esta línea ha aumentado en un 28% el número de pasajeros en los dos últimos años, sin duda por la frecuencia más atractiva en horario de mañana en laborables, hace que esta reivindicación sea muy justa y necesaria para que el Arrabal y el resto de Barrios del Distrito del Rabal dejen de tener la peor frecuencia de la red de buses urbanos en esta línea en horario de tarde.

Y la parada del tranvía en la Chimenea

Por último recordamos que el Barrio del Arrabal lleva más de 2.200 días esperando las ansiadas obras de accesibilidad a la parada del Tranvía de la Chimenea, obras que fueron aprobadas por el gobierno de Zaragoza hace más de un año y de las que no tenemos noticias.  Los vecinos, tras cruzar Avenida de los Pirineos deben atravesar las vías del tranvía justo en la zona donde se inicia la zona de césped de las vías y próximo a la calzada sin que exista paso de cebra, acera ni ninguna indicación que permita cruzar, con grave riesgo para las personas. A continuación se encuentran con un bordillo en arista, y para acceder a la propia parada existe un escalón de unos 20-25 centímetros que dificulta la accesibilidad a la parada del tranvía, lo que ocasiona graves trastornos a las personas de movilidad reducida.  Si a esto le añadimos que esta parada es la que utilizan habitualmente los usuarios del aparcamiento disuasorio instalado en Avenida de Los Pirineos, le da más sentido a la reivindicación vecinal, pues su difícil accesibilidad desvirtúa la intermodalidad, objetivo del aparcamiento disuasorio.

Y ciclos semafóricos del tranvía

Y todo ello sin olvidarnos de la necesaria mejora de los ciclos semafóricos en el cruce de Avenida de Los Pirineos, Arquitecto La Figuera y Alcalde José Atarés, donde cuando se cruzan los tranvías se producen esperas semafóricas para la circulación rodada y peatones muy superiores al resto de la ciudad, llegando a los cinco minutos de espera en el semáforo, pese a las mejoras introducidas por los servicios de movilidad municipal, que han mejorado la situación, pero no la han solucionado para que estas esperas sean las habituales de un ciclo semafórico. Esta situación  no solo provoca molestias por la espera, sino que aumenta la contaminación atmosférica por la emisión gases de los vehículos en espera. Sin duda una mejora semafórica ayudaría a reducir la emisión de gases y mejorar el medioambiente de la ciudad.