Mujeres vecinales, artículo de Carmen Turégano

0
190

Encuentro Estatal de Mujeres Vecinales

Las mujeres en las asociaciones vecinales

Carmen Turégano, Comisión de Mujeres FABZ

A través de la asociación de las mujeres a lo largo de la historia se han conseguido derechos de los cuales disfrutamos muchas mujeres en la actualidad. Las asociaciones de mujeres surgen como movimientos en pro de la emancipación, la liberación y la igualdad de derechos.

También en el caso concreto de nuestros barrios y ciudades, las mujeres, a través de las asociaciones vecinales y otros tipos de asociaciones, hemos conseguido mejorar el espacio, los servicios públicos y la calidad de vida de vecinos y vecinas. En los años setenta en Zaragoza, las mujeres de las asociaciones empezamos coordinándonos como comisiones de consumo. El análisis que hacíamos era desde el punto de vista de los salarios y la repercusión que sufríamos las amas de casa. En aquella época había una necesidad de guarderías en los barrios para encontrar un poco de liberación; pronto descubrimos la necesidad de formarnos para seguir el cambio de estructuras que necesitaba la sociedad. Se fue viendo que la promoción de la mujer pasaba por la incorporación al mundo laboral, y con los ayuntamientos democráticos se produjo un gran avance en la promoción de la mujer. En nuestros barrios, impulsadas por las asociaciones vecinales, proliferaron las escuelas de formación de adultos en las que la participación de las mujeres siempre era mayoritaria; se crearon en muchas asociaciones comisiones de mujeres, y su participación en las juntas directivas de las mismas aumentó significativamente, dedicándose no solo a los temas específicos de la mujer, sino también al urbanismo, la movilidad, la solidaridad o la educación.

Ha pasado el tiempo pero todavía no se ha conseguido un equilibrio entre hombres y mujeres, una igualdad que equilibre las responsabilidades y la toma de decisiones. Hoy en día, seguimos reivindicando la igualdad de oportunidades, la “doble jornada laboral” que soportamos las mujeres, esos trabajos de cuidados, que no están remunerados, ni reconocidos, pero sin los cuales, no podría funcionar la sociedad.

Seguimos reivindicando también, que el cuerpo de las mujeres no sea un objeto, “cosificándolo” y provocando que se vean como una propiedad destinados a satisfacer a los hombres.

Seguimos luchando, por supuesto, contra el patriarcado y sus múltiples violencias machistas, siendo los asesinatos la punta del iceberg.

Además, aspectos tan importantes como el techo de cristal, la conciliación, la corresponsabilidad, el empoderamiento, etc., son los que las mujeres tenemos que luchar en la sociedad actual.

Por eso consideramos tan importante el Encuentro Estatal de Mujeres Vecinales que celebramos este domingo en nuestra ciudad: queremos y necesitamos sumar esfuerzos y compartir ideas.

Vamos a crear una red para seguir tejiendo lo que nuestras compañeras ya empezaron hace muchos años, vamos a coordinarnos para que “si nos tocan a una, nos tocan a todas”, y para decir “hermana, yo si te creo”

Las mujeres y sus asociaciones debemos incorporar la perspectiva de género a todo tipo de movimientos asociativos, tenemos que transmitir que se tienen que cambiar actitudes, maneras de hacer las cosas, costumbres, y hábitos.

Como dijo Simone de Beauvoir «El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente».