La FABZ ante el proyecto de Presupuestos Municipales

0
167

En el movimiento vecinal nos hallamos preocupados ante la posibilidad de que nuestra ciudad carezca de presupuesto municipal en los próximos meses, con las consiguientes afecciones que acarreará para la ciudadanía zaragozana en general

En primer lugar, desde la FABZ, estimamos que la ciudad de Zaragoza, sus vecinos y vecinas, no pueden permitirse estar sin presupuesto municipal hasta bien pasadas las elecciones municipales en mayo de 2019, y al albur de una composición municipal futura que podría suponer un cambio de las líneas de progreso hasta ahora apoyadas. La no aprobación por los grupos municipales de las cuentas para el próximo ejercicio, y por tanto la prórroga de los vigentes presupuestos, representaría una parálisis tanto de las imprescindibles inversiones en la ciudad, como de las ayudas y subvenciones a entidades y colectivos, entre las que se encuentra el  propio movimiento vecinal. Los presupuestos vertebran el eje de la política municipal y Zaragoza no se merecería meses sin esa tan necesaria política.

El borrador de “proyecto” presentado guarda bastantes similitudes con los 3 presupuestos anteriores (2016, 2017 y 2018) apoyados por los grupos de Zaragoza en Común, Partido Socialista y Chunta Aragonesista. Por ello, podría sorprender que puedan producirse dificultades irresolubles, independientemente de las discrepancias que pueda haber para su aprobación.

De modo genérico consideramos que el presupuesto contribuye a la cohesión de la ciudad. De una parte, desde la FABZ se ve con buenos ojos el incremento de la inversión real, aun siendo insuficiente al no alcanzar el 5% en relación al Presupuesto de 2018; también se valora la senda emprendida de amortización de la deuda y de reducción del gasto financiero. Así como el refuerzo en materia de acción social con medidas como las que afectan a la teleasistencia o la ayuda a domicilio. Mención especial merecen las positivas medidas relacionadas con la vivienda, derecho que se ve vulnerado al carecer de un suficiente parque público, derecho que nuevamente se ve  amenazado por la burbuja inmobiliaria y del alquiler, y que únicamente podrá garantizarse con decididas políticas públicas.

Pero esa valoración genérica positiva no debe omitir algunas carencias:

Así desde la FABZ se considera necesaria una mayor inversión en los barrios tradicionales, un notable incremento en la operación asfalto, así como un sustancial aumento para el mantenimiento de los colegios públicos, parques y jardines, limpieza viaria o conservación de las redes de saneamiento y depuración.

Entendemos que los planes de barrio deberán contar con una mayor cuantía (ante la previsión de  aprobación de nuevos planes en otros barrios), y que tenga carácter plurianual para garantizar su ejecución, vinculando las actuaciones con los Presupuestos Participativos que, por cierto, entendemos necesitan una reforma radical en su tramitación.

Así mismo valoraríamos positivamente que el reparto de fondos a las Juntas de Distrito obedezcan a criterios objetivos (población, equipamientos, extensión…), y no al simple corta y pega de años anteriores.

Por último, echamos en falta el impulso de proyectos emblemáticos de ciudad. A modo de ejemplo podrían citarse la rehabilitación de la cárcel de Torrero o la fábrica Giesa.  Y tampoco encontramos una apuesta decidida por la línea 2 del tranvía al carecer de partida relativa a la inversión.

Como conclusión, la FABZ creemos que el borrador de “Proyecto de Presupuestos” puede ser un buen punto de partida, aun reconociendo la necesidad de recoger mejoras y aportaciones de los diferentes grupos de progreso. Pero en todo caso, entendemos que contar con un nuevo presupuesto sería mucho más beneficioso para la ciudad que la mera prórroga, como ya lo manifestamos en anteriores mandatos. Entendemos que la responsabilidad recae en nuestros munícipes, pero la sociedad civil no debe mantenerse ajena. Y por ello instamos a las fuerzas de progreso alcancen cuanto antes los oportunos acuerdos por el bien de nuestra bimilenaria ciudad.