Decenas de intercambios en la feria donde no hace falta dinero para conseguir lo que buscas

0
10
  • La Red de Trueque de Zaragoza, de la que forma parte la FABZ a través del Banco del Tiempo, ha organizado un año más este encuentro


La Feria del Intercambio de Zaragoza ha celebrado este domingo su tercera edición. Es un día en el que el dinero pasa a segundo plano y se potencia la economía colaborativa, el encuentro entre ciudanos y las relaciones sociales: “Es un día para aprender que no necesitas dinero para adquirir algo que te interesa… Puedes cambiarlo por algo que ya no uses”, tal y como lo define la presidenta de la FABZ, Nieves Boj.

Feria del Intercambio

Esta actividad la organiza la Red de Trueque de Zaragoza, conformada por tres entidades: la propia FABZ a través de su Banco del tiempo, la Fundación El Tranvía y la cooperativa de consumidores y consumidoras Ecoflor, de Peñaflor del Gállego.

Reducir, reutilizar, reciclar

El espíritu de esta feria gira en torno a las llamadas 3R: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Sus tres ejes serán los siguientes.

  1. Trueque de objetos: intercambiando objetos sin dinero. El trueque está abierto a todos los ciudadanos y ciudadanas que deseen participar y en ningún caso se permitirá el uso del dinero.
  2. Información: habrá una zona con puestos de información de asociaciones y redes relacionadas con el intercambio, la ayuda mutua, la economía solidaria… Entre ellas estarán la Red de Semillas de Aragón, Banco del Tiempo de Zaragoza, el proyecto de bookcrossing que ya tiene en marcha El Tranvía, el proyecto aRopa2, etc.
  3. Lugar de Encuentro: La feria pretende ser, sobre todo, un lugar en el que la ciudadanía se encuentre y se relacione. Conocerse, aprender y enriquecerse socialmente… Personas con un lema común: Cambiar cosas para cambiar las cosas.

Un poco de todo

Se trata, en fin, de una propuesta diferente. El tipo de objetos que se pueden encontrar en la Feria del Intercambio es muy variado. “Hay un poco de todo: complementos, ropa, utensilios del hogar, juguetes, libros…”. Los organizadores insisten en sus recomendaciones para participar en que los objetos “se encuentren en buen estado”.

Y también, como recuerda Nieves Boj, que “se recorran los diferentes puestos para ver qué hay, que nos interesa y por qué lo podemos cambiar nosotros de lo que tenemos”. Porque, en el fondo, la Feria del Intercambio es gente que se encuentra con gente, en una mañana distinta, con un lema común: Cambiar cosas para cambiar las cosas.