Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

PARQUE BRUIL En los Medios: La AV. preocupada por los mayores. Reportaje en HERALDO DIGITAL

PARQUE BRUIL En los Medios: La AV. preocupada por los mayores. Reportaje en HERALDO DIGITAL

Typography

El envejecimiento de la población y la falta de equipamientos preocupan en el Casco

La Asociación de Vecinos Parque Bruil solicita la construcción de un centro de mayores y pide mejorar las infraestructuras actuales, como las viviendas sin ascensor

Laura Mateo Zaragoza Actualizada 15/01/2018 a las 12:39 

 

Que el Casco es un barrio envejecido es una realidad asumida por el vecindario. De ahí sus empeños para dotar la zona de equipamientos acordes a las necesidades del sector más mayor de la población y de mejorar las infraestructuras actuales. No hace falta salir a la calle para percibir el principal problema del barrio, ya que se encuentra en las viviendas. Carmen Turégano, presidenta de la Asociación de Vecinos Parque Bruil, señala que “en la zona antigua apenas hay cuatro edificios que disponen de ascensor, y se han conseguido a base de pelear mucho”.

Las casas de las calles de Doctor Blanco Cordero, de Eduardo Jesús Taboada, de Jerónimo Vicens y adyacentes tienen más de 60 años y sus habitantes “se ven obligados a subir hasta a quintos pisos por las escaleras”, dice la presidenta, quien asegura que “en ocasiones en que sí les ocurre algo a estas personas se quedan aisladas porque no pueden bajar de sus viviendas debido a las dificultades”. Desde la asociación vecinal explican que hay una inmobiliaria que tiene a su nombre más de un piso de estos bloques “y a la hora de negociar inversiones comunitarias pone trabas, y con su oposición no se puede seguir adelante”.

Para que las personas mayores tengan una opción de entretenimiento sin salir del barrio, el colectivo vecinal plantea la necesidad de crear un centro de mayores “que permita sociabilizar y que sea un punto de encuentro y reunión, igual que sucede en otros barrios de Zaragoza como Santa Isabel”. Ante la ausencia de este servicio, la AVV Parque Bruil ofrece en su local talleres de memoria cognitiva, actividades lúdicas, como la proyección de películas, o manualidades, a las que acuden fundamentalmente mujeres de 70 a 90 años. 

La falta de espacios públicos en el Casco Viejo afecta a todo el vecindario. Así pues, otra de las reivindicaciones pasa por la construcción de un centro cívico, “aunque sabemos que es algo que también están pidiendo en otras zonas de la ciudad, sobre todo los barrios de nueva creación”. Turégano recuerda que en 2011 nació bajo el paraguas del Plan Integral del Casco Histórico el proyecto Vivemúsica, en el que se encuentran agrupaciones como Big Band Dúbandú-Band,  la escuela de flamenco La Tirititrán o el coro Temuc, donde ella participa. A la hora de ensayar se tienen que desplazar al hotel Entidades, en la avenida de César Augusto, pero allí tienen problemas porque “es un sitio muy pequeño, nos solemos dar cita entre 50 y 60 personas y no tenemos ni sillas”. La presidenta añade que para programar actuaciones “no hay espacios suficientes adaptados en el barrio, y cuando nos desplazamos a otras zonas y vemos sus centros cívicos sentimos mucha envidia, porque tienen un salón de actos en condiciones, salas donde ensayar y otros espacios para todas las edades”.

La asociación Parque Bruil valora en positivo que se hayan puesto en marcha los presupuestos participativos para poder presentar reivindicaciones como las expuestas, pero lamenta que en el proceso de valoración de los proyectos “no se nos tiene demasiado en cuenta a los colectivos vecinales y nuestras peticiones tienen el mismo peso que las de cualquier persona que haga una sugerencia a título particular”. La entidad dice ser “portavoz” del sentir del barrio y asegura que muchas de sus reclamaciones “históricas” fueron desatendidas en los presupuestos de 2017, algo en lo que coinciden otras asociaciones vecinales como la de La Paz o la del barrio Jesús.

“Hemos solicitado la rehabilitación de la plaza de Tauste, ya que la zona de juegos de niños está en muy malas condiciones, y también pedimos un giro a la izquierda al salir al paseo de Echegaray desde la calle de Taboada, pero en cambio se aprobó mejorar cosas menores”, sostiene Turégano. Los vecinos también exigen que se retomen actuaciones que quedaron paralizadas, como la construcción de un aparcamiento subterráneo en la escuela infantil del Parque Bruil, “que han intentado sacarla a concurso pero nadie se la queda y es algo muy necesario en el barrio porque carecemos de garajes”.

Algunas de las vecinas mayores del Casco, en los talleres de la AV. Parque Bruil

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar