Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

FABZ El alcalde Santiesteve toma "buena nota" de las reivindicaciones vecinales en el Pleno de la FABZ

FABZ El alcalde Santiesteve toma "buena nota" de las reivindicaciones vecinales en el Pleno de la FABZ

Typography

El pasado martes, el alcalde Pedro Santiesteve, acompañado de la concejala de Participación Ciudadana Elena Giner, asistió al Pleno mensual de la Federación de Barrios en el que las asociaciones le plantearon y preguntaron por las principales reivindicaciones vecinales

El alcalde y la concejala fueron presentados por la presidenta de la FABZ, Nieves Boj, quien agradeció su visita y se refirió a los múltiples aspectos de la participación de las asociaciones vecinales y la propia Federación en la vida municipal. Destacó cuestiones como la elaboración y debate del Plan de Movilidad Sostenible, la defensa del pequeño comercio y la oposición a las grandes superficies comerciales, el apoyo a la Línea 2 del tranvía, el nuevo reglamento de participación ciudadana o el proceso de presupuestos participativos en los barrios. No olvidó tampoco las alegaciones de algunos grupos municipales a los presupuestos del año próximo, que pueden suponer un grave quebranto a la labor diaria de la FABZ, al apoyo a sus asociaciones, los proyectos sociales, incluso el mantenimiento de su sede en la que se reúnen decenas de colectivos que trabajan por la ciudad.

El alcalde Santiesteve se dirigió al Pleno recordando precisamente su asistencia a reuniones en este local de la FABZ, y su vinculación con el movimiento vecinal y los barrios en la AV. Casco Viejo. También reconoció el gran papel que ha desempeñado históricamente la FABZ y sus asociaciones en la dinamización de los barrios y la participación ciudadana. Se refirió después a algunos de los temas que había planteado en el pasado debate del Estado de la Ciudad, en particular la apuesta del grupo de Zaragoza en Común por el municipalismo, “la última barrera –dijo- para defender lo público, el último refugio de la gente para enfrentarse a la creciente desigualdad y las graves consecuencias de la crisis medioambiental y de un modelo económico cada día más injusto”. En este sentido, recordó algunas de las actuaciones ya realizadas y los proyectos recogidos en el próximo Presupuesto municipal, entre otros: el gran incremento del gasto social y la lucha contra la pobreza infantil; la rehabilitación y la política de vivienda social; los avances en el control y mejora de las contratas municipales, como la inclusión en la de Parques y Jardines de cláusulas de contratación sociales para la integración. Asimismo se refirió a los Planes de Barrio previstos para San José, Las Fuentes o Delicias; a la defensa del comercio de proximidad, la revitalización de los mercados en los barrios y la creación de nuevo mercados municipales; a los avances conseguidos en materia de movilidad y al impulso del Plan de Movilidad; y a la revitalización de la vida cultural de la ciudad, entre otras cuestiones.

La concejala Elena Giner, por su parte, también insistió en el gran trabajo de las asociaciones vecinales en los barrios, destacando sus aportaciones –“muy curradas”- al reglamento de participación; su trabajo en los Presupuestos participativos del pasado año, y el apoyo recibido para el próximo proceso, a pesar de no compartir algunos de los criterios aprobados en el Consejo de la Ciudad. Por último, se refirió a algunos de los avances conseguidos, entre otros: la elección popular de los alcaldes de los barrios rurales, la creación del Distrito Sur y los proyectos de nuevos centros culturales para estos barrios y Parque de Goya, el impulso de la formación para disminuir la brecha digital y mejorar el funcionamiento de las Juntas de Distrito…

Tras Elena Giner, los representantes vecinales asistentes al Pleno fueron interviniendo para comentar y exponer las principales reivindicaciones de sus barrios:

Adolfo Lahoz, de la AV. Valdespartera, se interesó por la repercusión del acuerdo de la Ley de Capitalidad, recientemente firmado por el Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón, que permitirá destinar nuevos recursos económicos a los barrios, en particular para los Planes de Barrio y los necesarios equipamientos de los barrios del Sur.

Félix Moreno, de la AV. La Cartuja, expresó el reconocimiento de todo el movimiento vecinal por los Presupuestos Participativos. “Aunque nuestra postura –dijo- era ‘Presupuestos sí, pero no así’ hay que reconocer que ha sido este Equipo de Gobierno el que por primera vez ha desarrollado esta reivindicación histórica del movimiento vecinal”. Se refirió como más adecuado al modelo seguido por el Ayuntamiento de Teruel, que refuerza el papel de las asociaciones vecinales, e insistió en la necesidad de descentralizar y dotar de recursos a las Juntas de Distrito y Vecinales para que la ciudadanía “sienta que merece la pena participar en ellas”.

Mario Martín, de la AV. Rosales del Canal, planteó la necesidad financiar en los Presupuestos municipales 2018 el Centro Cívico de Rosales, y recordó la necesidad de equipamientos de los barrios del Sur, en particular para una población de familias jóvenes con gran número de niños y niñas.

Juan Carlos Crespo, de la AV. SAN José, manifestó la satisfacción vecinal por el impulso de los Planes de Barrio, aunque señaló la necesidad de dotarlos también de contenidos sociales, no solo urbanísticos, y de que se vean reflejados en los Presupuestos municipales para que no queden –dijo- en “brindis al sol”.

Enrique Condón, de la AV. Parque Goya, se felicitó también por el apoyo a la participación vecinal en la Junta de Distrito de su barrio, y en los avances para conseguir el anhelado Centro Cívico de Parque de Goya que deben verse refrendados también en la negociación de los Presupuestos municipales.

Miguel Ángel Mallén, de la AV. La Bozada, se refirió a la necesidad de incluir en los Planes de Barrio el tema de la movilidad, siempre preocupante para los vecinos. Por otra parte, planteó el problema de la celebración por las mañanas de numerosos foros de participación, convocados por el Ayuntamiento, a los que no pueden asistir los vecinos y vecinas que trabajan.

Juan Manuel Arnal, de la AV. La Paz, manifestó su preocupación por los recortes a la financiación de la FABZ, que pueden suponer un duro golpe para el movimiento vecinal de la ciudad y a los que el Equipo de Gobierno debería oponerse decididamente. Por otra parte, señaló la “total descoordinación” existente entre los servicios municipales y las Juntas de Distrito, como en La Paz y otros distritos; también llamó la atención por el empobrecimiento y envejecimiento que reflejan las encuestas sobre el barrio de Torrero-La Paz, y la necesidad paliar esta situación con medidas sociales, como los comedores comunitarios, entre otras.

Raúl Gascón, de la AV. Barrio Jesús, lamentó que no se hayan tenido suficientemente en cuenta las propuestas y el papel que deben desempeñar las asociaciones vecinales en los Presupuestos Participativos. Destacó, como ejemplo de su importancia, la recogida de miles de recursos contra el ICA que estos días están protagonizando nuestras asociaciones, “son –enfatizó- el referente para todo el vecindario zaragozano”. Además, se refirió al gran déficit de equipamientos del Distrito del Rabal, formado por varios barrios con sus propias necesidades, y reivindicó la Casa del Director de la Azucarera para usos vecinales.

Juan Andrés, de la AV. La Jota, también destacó la importancia de las asociaciones vecinales “en estos tiempos de ‘participación de juguete’, dando con un dedico a la tecla del móvil”. Recalcó que sus propuestas están largamente trabajadas y debatidas, son fruto de la colectividad y buscan el bien común, no el individual, por ello así deben ser valoradas. Por otra parte, se refirió al gran aumento de población en la Margen Izquierda que no se corresponde con nuevos o la ampliación de sus equipamientos, como las actuales piscinas super saturadas; también lamentó el penoso estado de los parques del Royo del Rabal, Oriente y Valmaseda.

Carmen Turégano, de la AV. Parque Bruil, insistió en la falta de espacios públicos en buena parte del Casco Viejo zaragozano, cubierto en la parte del Gancho-San Pablo por el Luis Buñuel, pero muy desasistido en el resto, Magdalena, Tenerías, etc. Recordó el envejecimiento de buena parte de la población de estos sectores y la necesidad de nuevos servicios para los mayores.

María de los Ángeles Cardiel, de la AV. La Paz y la Plataforma Solidaria de Torrero, también reafirmó el papel de los vecinos y vecinas que dedican muchas horas desinteresadamente a las asociaciones y que sus propuestas no son caprichos sino siempre bien pensadas y para todos. Se refirió además a  la situación social de su barrio, en particular a las viviendas sociales, exigiendo que no se consienta su venta ni la de un suelo público que no crece: “duele cada vez que se vende un suelo que se pierde para siempre”.

José Luis Almenara, de la AV. Casetas, reclamó por su parte que se obligue al outlet de Pikolín a cumplir con los requisitos de tráfico que exige el Ministerio de Fomento, y recordó los problemas del barrio por el paso de los tractores por el Paseo Ciudadano y el centro urbano.

José Carlos Faro, de la AV. Santa Isabel, ya con el tiempo vencido, recordó brevemente los problemas de movilidad de su zona que, aunque han mejorado con la nueva línea 60 siguen preocupando a buen número de vecinos y vecinas.

Por lo avanzado de la hora, se quedaron algunas asociaciones sin intervenir, Arrabal, Picarral, Utebo, Puerta del Carmen, Venecia y otras. El alcalde Santiesteve y la concejala Giner, que fueron respondiendo puntualmente las intervenciones vecinales, agradecieron de nuevo a los presentes su participación, y afirmaron que habían tomado “buena nota de todo lo que se les había planteado”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar